Compañia | Te conviene

Cuida tu postura frente al ordenador
ESPALDA SIEMPRE RECTA. Tener la columna recta y bien apoyada en el respaldo de la silla nos evitará muchas molestias.

Mantener una posición correcta mientras trabajamos nos ayudará a evitar dolencias en cuello, espalda y articulaciones que, a la larga, pueden derivar en lesiones más complejas.


El trabajo, las gestiones, el ocio... Son muchos los motivos por los que cada vez pasamos más horas frente a la pantalla de un ordenador. Es obvio que la tecnología nos ha cambiado la vida para mejor, pero también debemos ser conscientes de que puede afectar a la salud, ya que una mala postura puede desestabilizar ciertos grupos musculares o generar vicios posturales que, con el tiempo, pueden derivar en dolores y lesiones.

Entumecimiento, hormigueo, dolor en las manos, muñecas, contracciones en brazos, cuello o cabeza son algunas dolencias que pueden estar directamente relacionadas con malas posturas frente al ordenador. Por eso, es fundamental no descuidar este aspecto y, aunque no es fácil cambiar estas costumbres, debemos ser disciplinados y corregirlas cada vez que nos demos cuenta.

Un consejo muy sencillo de aplicar es mantener un ángulo de 90º en las principales articulaciones (rodilla, cadera y codo) para evitar contracturas y otras molestias. Para ello, es necesario regular la altura de la silla de forma que el brazo y antebrazo formen este ángulo. Lo mismo debe ocurrir con el muslo y la pierna, apoyando siempre los pies en el suelo (con la ayuda de un reposapiés, si se prefiere) y evitando cruzar las piernas.

El dolor en las muñecas es un problema cada vez más frecuente relacionado con el uso del ratón. Esta dolencia puede desencadenar el síndrome del túnel carpiano, provocado por movimientos repetitivos de la mano o la muñeca, lo que conlleva, poco a poco, una inflamación de los tejidos de la zona y una compresión del nervio. Por eso, además, es recomendable que la distancia mínima entre el final del teclado y del ratón con respecto al borde de la mesa sea de al menos diez centímetros.

Para evitar las molestias de espalda, lo más importante es mantener la columna siempre recta, apoyada en el respaldo de la silla, haciendo hincapié en la zona lumbar, procurando no sentarse nunca en el borde del asiento.

Estiramientos y descanso

Las posturas fijas y restringidas sobrecargan los músculos y tendones que afectan a las articulaciones y producen una carga estática en la musculatura. Por ello, es recomendable realizar pausas, levantándose del puesto de trabajo para estirar los músculos del cuello, hombro y espalda, durante unos minutos cada dos horas, aproximadamente.

Cuidado de la vista

La fatiga visual se produce cuando fijamos la vista en exceso frente al ordenador durante un periodo prolongado, fundamentalmente por una disminución del parpadeo. Los principales síntomas son picor, escozor, enrojecimiento, somnolencia, borrosidad, visión doble, entre otros, así como cefaleas.

Para evitar estas molestias, recuerda que los ojos deben estar a la altura de la parte superior de la pantalla y la distancia entre los ojos y ésta entre los 45 y los 75 centímetros, procurando, además, que la línea de visión quede de manera paralela a las luminarias para evitar reflejos. Para evitar demasiada luz directa en los ojos también es de utilidad configurar la pantalla con más contraste y menos brillo, parpadear con frecuencia y realizar pausas que relajen la vista. Si aún con todas estas recomendaciones percibes síntomas de fatiga visual o pérdidas de agudeza, no dudes en acudir a una revisión oftalmológica para solucionarlo cuanto antes.