Carta del consejero delegado

Separados, pero más unidos que nunca

Solo han pasado tres meses desde la publicación del anterior número de Acerca, un tiempo corto en el que, sin embargo, hemos tenido que afrontar una alerta sanitaria sin precedentes, que ha paralizado prácticamente la economía mundial y ha modificado la forma de trabajar y de relacionarnos.

Con la ayuda, el compromiso y la responsabilidad de todas las personas del Grupo CLH, reaccionamos con rapidez y pusimos en marcha un Plan de Contingencia que ha hecho posible cumplir cuatro objetivos principales: proteger la salud de las personas, asegurar la continuidad de nuestros servicios, garantizar nuestra estabilidad financiera y ayudar a la sociedad a paliar los efectos de la pandemia. Ha sido un trabajo en equipo que ahora nos toca completar satisfactoriamente mediante el correcto desarrollo del Plan de Retorno, integrado por diferentes protocolos de actuación que nos están permitiendo retomar nuestras actividades de forma progresiva, escalonada y, sobre todo, segura a través del cumplimiento de exigentes medidas de protección y hábitos de higiene.

“Somos una empresa sólida, con pulmón financiero y estamos preparados para afrontar con solvencia esta situación”

Esta alerta sanitaria ha impactado de forma muy importante en nuestras actividades, con una reducción en mayo de las salidas desde nuestras instalaciones de un 43,6% respecto al mismo mes de 2019. Pese a todo, no debemos temer por nuestra supervivencia. Somos una empresa sólida, con pulmón financiero y estamos preparados para afrontar con solvencia esta situación excepcional y los nuevos retos que se avecinan. Para lograrlo, mantenemos las líneas maestras de la estrategia en la que llevamos trabajando los últimos tres años: Seguiremos focalizados en el refuerzo de nuestra eficiencia, a través de la digitalización y la automatización, el desarrollo de personas y trabajo en equipo y en la diversificación de nuestras actividades.

La compañía ya ha reactivado los proyectos que habíamos paralizado como consecuencia del estado de alarma, siempre extremando las medidas de protección de las personas. Tenemos 50 millones de euros de proyectos en curso y estamos estudiando nuevos desarrollos de negocio y oportunidades que, si llegan a fructificar, incorporaremos a esa cartera. Una vez que tomemos algo de perspectiva, incorporaremos también las lecciones aprendidas de esta crisis como puede ser el uso del teletrabajo o los cambios de hábitos en el uso de los productos que transportamos.

Además, el aumento de la demanda de capacidad de almacenamiento motivado por la bajada del precio del petróleo nos ha permitido llenar prácticamente todos los tanques disponibles, un pequeño balón de oxígeno que ayudará a compensar en parte el descenso de las salidas de productos de nuestras instalaciones.

Por todo esto, miramos al futuro con optimismo, con ambición y con la esperanza de recuperar la senda de la normalidad lo antes posible. Para lograrlo, seguirá siendo fundamental continuar unidos y mantener la misma fuerza e implicación que hemos demostrado en los últimos meses. De nuevo, muchas gracias a todos.