Carta del presidente

Una responsabilidad compartida

Desde el pasado mes de marzo nuestra vida y la de una gran parte de la humanidad se ha visto completamente transformada por la pandemia de COVID-19 y las medidas aprobadas por los gobiernos de la mayoría de los países para evitar su propagación, que están teniendo también un notable impacto en la economía y el empleo.

A pesar de las decisiones adoptadas para prevenir la expansión del virus, los servicios esenciales, entre los que se incluyen las actividades de almacenamiento y transporte de combustible que realizamos en el Grupo CLH, han continuado funcionando con relativa normalidad, gracias al esfuerzo de muchas personas que han seguido trabajando en estas difíciles circunstancias, como contamos en esta revista.

Muchos de nosotros hemos participado en el aplauso colectivo con el que agradecíamos cada tarde la labor del personal sanitario, que ha tenido que realizar un esfuerzo extraordinario durante esta crisis. Un aplauso que, para ser justos, debemos extender a muchos otros profesionales de sectores muy diferentes, que también han seguido desarrollando diariamente su labor, desde sus centros de trabajo o desde su propio domicilio.

Este esfuerzo colectivo ha hecho posible continuar desarrollando nuestra vida con una cierta normalidad a pesar del estado de alarma y, afortunadamente, ya ha empezado a reducirse el número de casos en España, así como en la mayor parte de los países de nuestro entorno.

“Quiero agradecer a todas las personas del Grupo CLH la flexibilidad, compromiso e implicación que están demostrando y pedir que sigamos trabajando juntos con el mismo espíritu”

Actualmente hemos entrado en una nueva fase, que nos permite albergar la esperanza de que lo peor de la crisis ya ha pasado. Sin embargo, no debemos olvidarnos de que, pese a los esfuerzos que están realizando los laboratorios de todo el mundo, todavía no disponemos de una vacuna eficaz contra el virus.

Por el momento, la mejor manera de preservar la salud y prevenir los contagios es que cada uno de nosotros actuemos de manera responsable y continuemos poniendo en práctica todos los hábitos y medidas de prevención que hemos aprendido en estos últimos meses.

Asimismo, deberemos seguir trabajando y poniendo lo mejor de nosotros mismos para que los servicios esenciales sigan funcionando como hasta ahora, además de continuar colaborando para volver a la normalidad lo antes posible y poder ayudar también a los que están resultando más perjudicados por esta crisis.

Por todo ello, quiero agradecer desde aquí a todas las personas del Grupo CLH la flexibilidad, compromiso e implicación que están demostrando para que la compañía siga funcionando con normalidad y pedir que sigamos trabajando juntos con este mismo espíritu de responsabilidad que nos está permitiendo salir adelante.