Conocimiento | Emprendedores

Unidad e innovación frente a la COVID-19

La iniciativa Energía Positiva+, creada por varias empresas energéticas, ha seleccionado 14 proyectos innovadores para impulsarlos y contribuir a la recuperación social y económica de la crisis generada por el coronavirus.


La inmediatez está siendo un factor clave para ganar la partida al coronavirus y conseguir reducir sus efectos en la sociedad. Si a esta agilidad se suma la combinación de fuerzas, se convierte en algo verdaderamente útil y efectivo, como está demostrando Energía Positiva+, una iniciativa pionera en nuestro país.

El pasado 7 de abril, en los días más difíciles para España por el coronavirus, compañías del sector energético, entre las que se encuentran el Grupo CLH y su empresa Exolum, lanzaron una convocatoria urgente dirigida a startups y scaleups nacionales e internacionales. El objetivo era recurrir a la innovación para contribuir conjuntamente y lo antes posible, con un calendario muy exigente, a la recuperación económica y social.

Todo ello a través del impulso y apoyo financiero de proyectos relacionados con la energía en cuatro ámbitos: movilidad sostenible, descarbonización y sostenibilidad, impacto social y digitalización y 4.0.

Gran respuesta

El éxito de la iniciativa superó con creces las expectativas. En menos de dos semanas, terminado el plazo de presentación, Energía Positiva+ había recibido un total de 396 propuestas, la mayoría de ellas enmarcadas en el segmento de la descarbonización y la sostenibilidad. Más del 85% eran nacionales y otros 51 proyectos procedían de emprendedores franceses, belga suizos, chilenos o canadienses, entre otros.

EL OBJETIVO ES PODER IMPLEMENTAR LOS PROYECTOS SELECCIONADOS EN EL PLAZO DE UN AÑO

Del total de propuestas, 140 eran de startups en fase inicial (facturación anual inferior a 5.000 euros), 217 en una fase más avanzada (hasta un millón de euros de facturación) y 39 de scaleups (facturación superior al millón de euros en 2019).

Proyectos seleccionados

El 7 de mayo, solo un mes después del arranque, se celebró el Demo Day, evento virtual en el que los 14 proyectos seleccionados, tras un detallado análisis de sus propuestas y la realización de entrevistas con sus responsables para ver el grado de viabilidad y madurez de estas, pudieron presentar sus proyectos y modelo de negocio.

El encuentro contó con la participación de los dirigentes de las empresas promotoras y fue inaugurado por el Alto Comisionado para España Nación Emprendedora, Francisco Polo, que destacó el valor de esta iniciativa conjunta: “Representa lo mejor del emprendimiento en nuestro país. Me parece un acierto, pues representa lo mejor de la sociedad española y la importancia de unirnos para hacer frente a los grandes retos que tenemos por delante”.

Operativos en un año

Cada empresa impulsora de Energía Positiva+ ha llegado a un acuerdo de colaboración con al menos una startup/scaleup, financiando y/o poniendo a su disposición sus herramientas de innovación, inversión, desarrollo comercial y estructura. Además, todos los patrocinadores continúan con las conversaciones para identificar posibilidades de colaboración con otras de las propuestas presentadas. Desde el mes de junio ya se trabaja en el desarrollo de los proyectos con la idea de poder implantarlos en el plazo de un año, cumpliendo con el calendario establecido.


Proyectos que benefician a todos

De las 14 iniciativas elegidas por Energía Positiva+, varias abordan los principales vectores del nuevo modelo energético y se centran en descarbonización, energías renovables, eficiencia, almacenamiento, movilidad sostenible y economía circular.

Entre ellas, por ejemplo, se plantea una solución innovadora para impulsar la generación de energía renovable a través de plataformas eólicas flotantes; una tecnología de almacenamiento para permitir una mayor penetración de renovables en el mix energético u otra capaz de aprovechar cualquier tipo de residuo orgánico o inorgánico, convirtiéndolos en un gas con alto contenido en hidrógeno.

Otros de los proyectos presentados persiguen contribuir directamente a mitigar el impacto de la crisis de la COVID-19 y ofrecen alternativas para afrontar el futuro inmediato tras la pandemia como, por ejemplo, un túnel desinfectante ecológico que no usa derivados de la lejía; dispositivos para limpiar el aire de virus y bacterias a través de la generación de plasma atmosférico; o contenedores transportables para producir oxígeno medicinal a partir de electrólisis.