Personas | Una jornada con...

Paloma Ontañón, asistente de alta dirección de la Secretaría General y del Consejo
OFICINA EN CASA. Gracias al teletrabajo, Paloma puede seguir desempeñando sus tareas desde su domicilio.

Su principal cometido en CLH es adelantarse a las necesidades de su director para agilizar el trabajo y favorecer el desempeño de la Secretaría General y del Consejo. En su tiempo libre, disfruta jugando al voleibol y montando en moto.


Paloma Ontañón es asistente del Secretario General y del Consejo, Luis Valero. Su principal tarea es darle soporte en todos sus cometidos, organizando su agenda y tratando de anticiparse a sus necesidades. El contacto entre ambos es permanente y ‘despachan’ varias veces al día, aunque ahora, confinada en casa por el coronavirus, las reuniones son por vía telemática.

En ellas organizan el trabajo de la Secretaría General, de la que dependen a su vez Asesoría Jurídica, Auditoría y Riesgos y Gestión Patrimonial, y de la Secretaría del Consejo, más relevante porque “los consejeros son los dueños de la compañía, al representar a los accionistas. La mayoría de mi trabajo es sensible y confidencial”, lo que exige mucha discreción y una indispensable relación de confianza.

La Secretaría General concentra muchos temas relevantes de la compañía. “Es difícil concretar un día normal, cada cometido requiere una respuesta diferente y nunca se sabe cuál será el siguiente tema por desarrollar”, dice. Cuadrar agendas para fijar el consejo de otra empresa del Grupo; revisar la facturación y hacer seguimiento presupuestario; preparar documentación para la Junta General; o releer un acuerdo de confidencialidad son algunas de las tareas que está realizando hoy.

“La mayoría de mi trabajo es confidencial, lo que exige mucha discreción”

A lo anterior se añade la gestión burocrática (papeleo, órdenes de trabajo, viajes…) de las personas de las tres subdirecciones. Su teléfono no deja de sonar y explica que, “muchas veces, soy el nexo entre ellas y la dirección”. Eso le ayuda a estar informada y “dar una respuesta ágil a las necesidades”. Tras colgar, realiza una traducción para Asesoría Jurídica. “Con la expansión internacional, muchas cuestiones pasan por ellos y yo colaboro en todo aquello que pueda requerir nuestra participación”, explica.

Al más alto nivel

Estas tareas se solapan con los asuntos del Consejo. Las demandas de información de los consejeros son habituales y ahora completa una lista de preguntas sobre inversión socialmente responsable en CLH. También tiene que cerrar algunos aspectos logísticos de la próxima reunión del Consejo, además de “preparar la convocatoria y la documentación”. Otras de sus funciones son organizar las reuniones del Comité de Auditoría y del Comité de Nombramientos y Retribuciones, así como atender la relación con inversores y las llamadas que cualquier accionista minoritario pueda hacer.

Más que un deporte
PASIÓN POR EL VOLEIBOL. Desde hace unos meses, Paloma vuelve a jugar y entrena con dos equipos: Pinksox (arriba) y Leonas.

Llega la hora de terminar y hace una reflexión mientras recoge: “Mi trabajo, en resumen, es quitarle trabajo a mi jefe”. Paloma termina motivada por cómo ha ido el día, aunque se entristece un poco pensando que hoy le tocaría entrenar, pero sigue sin poder hacerlo. Está en dos equipos de voleibol con los que, hasta mediados de marzo, jugaba martes y jueves de nueve a once de la noche. Un sacrificio que no le costaba nada y que espera volver a hacer en cuanto pueda.

Empezó con el voleibol en el instituto y se enganchó a este deporte, pero la llegada de sus hijos le obligó a dejarlo. Sin embargo, nunca lo olvidó y, desde el pasado mes de septiembre, que las responsabilidades personales le dejan un poco más de tiempo, volvió a entrenar y a jugar una liga los fines de semana. En la pista pone en práctica las cualidades que le permiten destacar en su trabajo: pasión, trabajo en equipo y determinación. Como ella dice, es un deporte muy mental en el que debes ser fuerte y tener calma, además de animar constantemente al resto del equipo. “Me ha cambiado el ánimo desde que he vuelto. Cuando no he tenido un buen día, rematar fuerte me descarga mucho. Lo echo de menos, ojalá podamos volver pronto”, afirma.


MOTERA DE CORAZÓN. Paloma es una enamorada de las motos. Es el vehículo que utiliza para ir al trabajo y no duda en rodar en circuito siempre que puede.

Asimismo, Paloma está deseando regresar a la normalidad para coger de nuevo su moto, su otra pasión. “La uso para ir a trabajar y me relaja mucho, ya que es de los pocos momentos del día en los que solo pienso en una cosa”, asegura. Además de su medio de transporte, la moto es una forma de soltar adrenalina. “En cuanto puedo voy al circuito para rodar rápido en condiciones de seguridad”, asegura. Hace unos meses tuvo que cambiar su vieja montura debido a una avería, por lo que está “deseando que todo esto termine para probar mi nueva CBR600RR ’08, en la pista”. ¡A todo gas!