Compañia | Entre nosotros

Energía contra el coronavirus

En el Grupo CLH hemos mantenido la actividad de nuestras infraestructuras y el abastecimiento de combustibles durante la crisis por COVID-19. Para lograrlo, ha sido fundamental el trabajo en equipo de todas las áreas, además del compromiso y esfuerzo de las personas de la compañía.


La situación de alerta creada por la COVID-19 ha hecho que la sociedad se enfrente a situaciones excepcionales y desconocidas en el ámbito de la salud, la economía, el trabajo o las relaciones personales.

En el caso del Grupo CLH, como empresa esencial para el funcionamiento del país, hemos redoblado los esfuerzos para seguir realizando nuestras actividades y garantizar el abastecimiento de combustibles, en un momento en el que algunos desplazamientos han sido más necesarios que nunca, relacionados con los servicios de emergencia, las fuerzas de seguridad o el transporte de mercancías.

Para lograrlo, ha sido fundamental “el compromiso y la actitud de las personas de la compañía que, en remoto desde sus casas o presencialmente en las instalaciones y laboratorios, han dado lo mejor de sí mismas, a pesar de las circunstancias difíciles y, en algunos casos, de la pérdida de seres queridos como consecuencia de la enfermedad”, destaca el consejero delegado, Jorge Lanza.

Por todo ello, queremos reconocer y agradecer el sensacional trabajo de todas las personas del grupo, especialmente de las que han continuado trabajando en las instalaciones, además de expresar nuestro enorme orgullo por contar con un equipo humano excepcional.


Separados, pero más cerca que nunca

Para paliar la incertidumbre y el distanciamiento, potenciamos nuestra política de comunicación. A través del portal corporativo, hemos informado de la evolución de la situación y hemos difundido datos de interés, además de lanzar concursos y retos para realizar durante el confinamiento. La respuesta de los empleados ha sido sensacional, compartiendo imágenes o vídeos en los que mostraban cómo se estaban adaptando a las circunstancias.


Plan de Contingencia

Ante la crisis, lo primero que hicimos fue activar nuestro Plan de Contingencia. “Desde el inicio, nos pusimos como prioridad garantizar la seguridad y la salud de todas las personas”, explica el director general de Operaciones, José Luis Conde.

Este Plan estableció el teletrabajo para los puestos en los que era posible, lo que ha permitido trabajar en remoto a las personas de la sede social y a otras áreas específicas. En las instalaciones, laboratorios y centros de control, se reorganizaron los turnos, se establecieron cuadrantes por grupos y se implementaron medidas de distanciamiento. Es el caso del CCI, donde se montaron puestos de control en despachos individuales (foto).

También se replanificó el mantenimiento, “para realizar solo las labores esenciales que garantizaran la seguridad operativa y la continuidad de los servicios”, señala el director corporativo Técnico, Javier Alonso. En cuanto a las obras, “decidimos paralizar la mayor parte, priorizando la salud de las personas”.


Proyectos futuros

A pesar del descenso de la actividad, en el Grupo CLH miramos al futuro con confianza. “Tenemos una posición sólida para afrontar esta crisis. Seguimos trabajando en la estrategia de reforzar nuestra eficiencia, a través de la digitalización y la automatización, y de fomentar la diversificación de actividades”, explica el consejero delegado, Jorge Lanza.

Siguiendo esta filosofía, estamos ultimando un Plan de Reactivación de Proyectos, atendiendo a criterios de seguridad, integridad y eficiencia. “Tenemos 50 millones de euros de proyectos en curso y estamos estudiando nuevos desarrollos de negocio y oportunidades que, si llegan a fructificar, incorporaremos a esa cartera”.


Salud y prevención

Una de las áreas que más intensamente ha trabajado ha sido el Servicio Médico, con Javier Ranera al frente, que ha realizado un seguimiento diario de los casos sospechosos, ha resuelto de forma personalizada dudas sobre la pandemia y ha estudiado, en colaboración con el servicio de Prevención, los casos de personas especialmente vulnerables, para valorar la adopción de medidas reforzadas.

En las instalaciones, hemos desplegado carteles e indicaciones con recomendaciones higiénicas y medidas preventivas, no solo para las personas que han seguido trabajando allí, sino también para los conductores de los camiones cisterna o los contratistas.


CLH Aviación

La paralización de los aeropuertos llevó a CLH Aviación a po­ner en marcha un ERTE por fuerza mayor, acordado con las secciones sindicales. Para mitigar el impacto económico, la compañía com­pletó la prestación por desempleo hasta llegar al 100% del salario regulador. En sus filiales de Irlanda, Panamá y Ecuador también se adoptaron medidas similares, con complementos parciales de los salarios. Tal y como destaca su director general, Ignacio Rodríguez Auñón, “una de las pocas excepciones durante las primeras semanas fue el aeropuerto de Zaragoza, que ha centralizado la recepción de buena parte del material sanitario que ha llegado del exterior". Posteriormente, sin embargo, la demanda también cayó.


Nueva normalidad

Una vez que el Gobierno ha activado las fases de la desescalada, hemos puesto en marcha el Plan de Retorno. Tal y como destaca el director corporativo de Transformación, Juan Bonilla, “el Plan contempla mantener el teletrabajo allí donde se pueda y el regreso a las instalaciones conforme al incremento de actividad de cada centro de trabajo, respetando más que nunca las medidas de prevención, higiene y distanciamiento social”.