Compañia | A fondo

Biodiésel, energía sostenible
INSTALACIONES ADAPTADAS. El Grupo CLH ha adecuado sus infraestructuras para que los biocombustibles entren en el ciclo logístico.

Los biocombustibles son uno de los mejores aliados en la lucha contra el cambio climático. El Grupo CLH ha sido pionero en su desarrollo en España y en la implantación de rigurosos sistemas para garantizar su calidad.


En el actual proceso de transición energética, los biocombustibles son una de las principales opciones en cuanto a movilidad se refiere, ya que ofrecen mayor seguridad energética y menores emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuyen a impulsar la Innovación y el Desarrollo.

Aplicando un enfoque más concreto, y centrándonos en los combustibles alternativos al gasóleo, destacan los compuestos derivados de los aceites vegetales y las grasas animales, denominados FAME (Fatty Acid Methyl Esters, ésteres metílicos de ácidos grasos), conocidos popularmente como biodiésel. Su incorporación al gasóleo, siempre que se realice cumpliendo los estándares de calidad, no modifica sustancialmente las propiedades de este, permitiendo que los motores de los vehículos funcionen de forma idéntica y sin incidencias.

Exigente normativa de calidad

Para garantizar un uso adecuado, el biodiésel debe cumplir unos exigentes requisitos de calidad, que en Europa son establecidos por el Comité Europeo de Normalización, del que forman parte 34 organismos nacionales de normalización.

“Nuestra compañía ha sido pionera en la implantación de los biocombustibles en España”

En la redacción de las normas participan todos los sectores de la industria: empresas de refino, fabricantes de vehículos, de biocombustibles, de componentes de automoción o asociaciones medioambientales.

Como todos los agentes del sector participan en la elaboración de estas normas, todas y cada una de las propiedades marcadas como obligatorias son necesarias para lograr un comportamiento adecuado. “Si un producto no cumple cada uno de los requisitos de calidad exigidos no puede ser utilizado como combustible. De hecho, ni siquiera puede ser calificado como gasóleo o como biodiésel”, explica la coordinadora de Calidad de CLH, Blanca Martínez.

Garantía de calidad de CLH

Nuestra compañía ha sido pionera en la implantación de los biocombustibles en España. A principio de los noventa, cuando todavía no había proyectos de producción en nuestro país, empezamos a realizar estudios sobre su comportamiento y posibilidades de uso.

Tal y como señala la jefa de Desarrollo de Servicio a Clientes, Cristina Pérez. “Actualmente, ofrecemos servicios de almacenamiento y distribución de biocombustibles a todas las Comunidades Autónomas, para lo que contamos con instalaciones específicamente adaptadas”.

No sólo manejamos biodiésel sino también bioetanol, lo que nos ha permitido gestionar más de 2.000.000 de metros cúbicos de estos combustibles en 2019.

“Para lograrlo, además de diseñar nuevas infraestructuras, hemos perfeccionado nuestros sistemas de control y aseguramiento de la calidad, mediante el desarrollo de nuevos protocolos, estándares, equipos y métodos de ensayo”, explica Cristina.

De este modo, garantizamos que el biocarburante que entra y sale de nuestras plantas cumpla rigurosamente todas las características legales y mantenga un comportamiento óptimo bajo cualquier circunstancia.