Conocimiento | Toma nota

Vacunas, un avance que protege la salud mundial

Desde su aparición, las vacunas han ayudado a disminuir enfermedades y a reducir la mortalidad del ser humano, mejorando la calidad de vida de todos los grupos de población.


La comunidad científica es unánime al afirmar que las vacunas ayudan a salvar vidas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) las señala, junto con la potabilización de agua, como la medida de prevención que más beneficios ha aportado a la humanidad. Y desde todas las administraciones públicas se anima a la población a recurrir a ellas como garantía para proteger la salud.

Gracias a la inmunización, enfermedades que antes eran epidémicas y que originaban una gran mortalidad ahora están erradicadas en todo el mundo, como la viruela; casi erradicadas, como la poliomelitis o el sarampión; o controladas, como la hepatitis B, el tétanos o la difteria, entre otras.

Son solo algunos hechos que ponen de manifiesto la importancia de estos medicamentos. Además, no solo protegen a la persona que se vacuna, también al conjunto de la sociedad, ya que ayudan a tener bajo control enfermedades minoritarias o incluso olvidadas en muchos países.

Cómo funcionan

Las vacunas son productos biológicos compuestos por microorganismos muertos (inactivados), atenuados o partes de ellos, que se administran para prevenir enfermedades infecciosas en las personas susceptibles de padecerlas.

“Vacunarse es un acto voluntario, pero no hacerlo es irresponsable ya que puede poner en riesgo a todo un entorno”

Recrean la enfermedad sin producir la infección, estimulando el sistema inmunitario para que desarrolle defensas que actuarán en el momento en que se contacte con el microorganismo responsable de producir la infección y la enfermedad.

Las autoridades sanitarias confeccionan un calendario de inmunización que cubre las necesidades de la población. Se trata de una secuencia de administración de vacunas diseñada para que en un período de tiempo se pueda inmunizar a una persona frente a las enfermedades que más le podrían afectar. Así, permite conocer en qué momento de la vida está recomendado recibir cada una. En los calendarios hay vacunas que están financiadas y otras que no lo están, pero ambas son igualmente importantes.

Vacunarse es un acto voluntario, pero no hacerlo, dados los beneficios que conlleva, es algo irresponsable que puede poner en serio riesgo a todo un entorno.


¿Tienen riesgo las vacunas?
tomanota1

Ningún avance de la medicina ha logrado salvar tantas vidas como las vacunas. Su seguridad es muy alta y son los productos farmacéuticos a los que se les exigen estándares de seguridad más altos. Todas las vacunas que se administran en la actualidad han demostrado claramente su eficacia y seguridad.

Sin embargo, como sucede con cualquier medicamento, las vacunas no están exentas de eventuales efectos adversos, aunque esta posibilidad es muy reducida. El beneficio es en todos los casos mucho mayor que el riesgo, de ahí que las vacunas incluidas en el calendario de vacunación lo están por recomendación de las autoridades sanitarias internacionales.