Compañia | Te conviene

Roles en planes de autoprotección
EVACUACIÓN DE PERSONAS. Cuando se activa la emergencia en una instalación, al escuchar la sirena, todas las personas deben desconectar sus equipos y acudir a pie, salvo indicación expresa, al punto de reunión para proceder al recuento.

El papel de las personas es clave para la eficacia de los planes de emergencia en nuestros centros de trabajo.


Para nuestra compañía, la seguridad, en todas sus dimensiones, es un elemento estratégico, especialmente cuando se refiere a las personas. Para proteger la integridad de nuestro equipo humano, la de nuestras instalaciones y la de las zonas en las que se encuentran, sin olvidar el cuidado del medioambiente, entre otras muchas medidas, contamos con planes de autoprotección (PAU) específicos para todos y cada uno de nuestros centros de trabajo.

“La finalidad de estos protocolos es reducir al máximo las posibles consecuencias que pudieran derivarse de cualquier situación de emergencia que se produzca. Para ello, se definen protocolos de actuación en función del nivel de emergencia (parcial o general) y de los recursos disponibles”, señala el subdirector de HSSE, Jesús Manso.

Un plan, distintos roles

Todos los profesionales de la compañía deben conocer el plan de autoprotección de su centro. De hecho, el trabajo en equipo es una de las claves en el éxito de estos planes, ya que en ellos se identifican una serie de roles específicos en emergencia que son fundamentales para la protección de las personas e intervención eficaz, tanto por personal interno como externo, según el nivel de la emergencia.

Estos roles quedan identificados en los planes de autoprotección de las plantas y equivalen a los principales puestos de trabajo operativos. Los más destacados son los de jefe de la emergencia; responsable de comunicación y alarma; equipo de intervención y grupos de apoyo; y director del PAU.

Ante una Emergencia, recuerda: PROTÉGETE, AVISA y no dudes en solicitar Ayuda Externa al 112 de ser necesario

En CLH impartimos formación específica y contamos con planos y señalética que facilitan la identificación de recursos propios y puntos clave para la evacuación. “Más importantes son las prácticas de emergencia que realizamos periódicamente, en las que muchas veces contamos con la participación de los servicios de ayuda exterior. “Estos favorecen que las personas tanto del equipo interno como de los Equipos de Ayuda Exterior se familiaricen con el Plan, con los medios y con la gestión de emergencias poniéndose a prueba el desempeño de los distintos roles y estrategias de intervención”, explica la responsable de Seguridad Industrial, Marta Fernández.

Todas las personas de CLH deben conocer los roles existentes en caso de emergencia y conocer su función en cada situación. La formación impartida, así como las prácticas periódicas programadas, permiten adquirir conocimientos múltiples para que el Plan se implante de forma eficaz. Es importante recordar que siempre podemos solicitar ayuda externa al 112 cuando el alcance de la situación supere a nuestros medios propios. Por ello, resulta fundamental la colaboración en prácticas con servicios externos.


Un plan para cada centro
PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN. De izquierda a derecha, activación de recursos propios para protección, preparación del equipo de intervención y puesta en marcha del plan de autoprotección para evacuación de una instalación.

Todos nuestros centros de trabajo cuentan con un plan de autoprotección específico adaptado a sus características particulares. En su diseño se tienen en cuenta múltiples variables, como el tamaño, ocupación de empleados, volumen de producto almacenado, situación geográfica, riesgo para el medioambiente, etc. Todo ello con el objetivo de minimizar las consecuencias de un posible incidente.

Periódicamente se realizan ejercicios de seguridad para poner en práctica los planes, lo que permite su actualización y mejora.

¿Conoces el tuyo?

Cada planta debe tener una copia actualizada del plan en sala de control, perfectamente identificada y separada del resto de documentación.