Conocimiento | ¿Sabías que...?

Oleoductos: el mejor medio de transporte de productos petrolíferos

Los más de 4.000 kilómetros de oleoductos que forman la red de transporte de CLH permiten transportar y distribuir los productos petrolíferos con la máxima seguridad, eficiencia y respeto por el medio ambiente.



¿Qué es un oleoducto?

Se denomina oleoducto a la tubería, generalmente enterrada e instalaciones conexas (sistemas de bombeo y estaciones de control) utilizadas para el transporte de petróleo y sus derivados a grandes distancias.


¿Cómo funciona?

Los productos se desplazan en el interior del oleoducto gracias a la acción de los sistemas de bombeo. Las bombas mecánicas aumentan la presión dentro de la tubería, impulsando así los combustibles hasta su destino a una velocidad de entre 1 y 6 metros por segundo.

Las estaciones de bombeo, ubicadas en puntos estratégicos del trazado con el fin de mantener una presión constante, varían en número y potencia según el volumen, la viscosidad del producto, el diámetro de la tubería, la resistencia mecánica y los obstáculos geográficos a sortear.


¿Qué transporta?

Por la red de oleoductos de CLH circulan gasolinas, gasóleos y queroseno. Estos productos ‘viajan’ en paquetes, unos a continuación de otros sin separación física. La zona de contacto entre dos de ellos se conoce como interfase, una cantidad de producto no comercial que se almacena en la terminal de destino en tanques para su posterior recuperación.


¿Cómo se controla?

El Centro de Control de Oleoductos de CLH es el encargado de operar la red de transporte. Las 24 horas del día y los 365 del año, desde aquí se gestionan todas las operaciones, monitorizando y controlando los movimientos a través de sensores y tecnología vía satélite para verificar que todo transcurre con normalidad.


¿Por qué es el mejor medio de transporte para productos petrolíferos?

Porque es el más seguro, ya que su construcción, diseño y medidas de protección y seguridad convierten a los oleoductos en unas instalaciones muy seguras y fiables.

Porque es el más eficiente, siendo el medio de transporte más barato por kilómetro recorrido.

Porque es el más respetuoso y cada año la red de transporte CLH evita la emisión de 370.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y el ahorro de 115,03 millones de KWh.