La revista de la gente de
Número 30 - Segundo trimestre 2013

Un paso adelante en la recuperación medioambiental
El Grupo CLH ha llevado a cabo un proyecto pionero de investigación para identificar las técnicas más efectivas y sostenibles en el tratamiento de suelos, con el objetivo de recuperar para la sociedad los terrenos destinados a actividad industrial.

 

 

 
 

"La biorremediación es una técnica viable que CLH ya está utilizando en sus actuaciones de limpieza de suelos"

 
     

El Grupo CLH tiene presentes criterios de responsabilidad medioambiental en todas sus actividades y durante todo el ciclo de vida de las mismas, respetando la biodiversidad y el entorno social. En este sentido, y en línea con sus políticas de actuación, una de sus prioridades es recuperar los terrenos en los que ha desarrollado su actividad industrial una vez que ésta ha finalizado. Los ejemplos en este sentido son muchos en los últimos años, como es el caso del desmantelamiento de las antiguas instalaciones de almacenamiento de Valencia o Múskiz, proyecto que le ha supuesto un reconocimiento a la compañía.

En esta línea, el Grupo CLH ha llevado a cabo un proyecto piloto de investigación con el objetivo de mejorar la eficiencia en futuras actuaciones de recuperación de terrenos. Concretamente, ha estudiado la viabilidad a escala real de aplicar una nueva metodología en una obra de grandes dimensiones. El subdirector de Prevención de Riesgos, Medio Ambiente y Seguridad de CLH, Santiago Fernández, explica que “esta novedosa técnica, probada con éxito en el laboratorio, emplea microorganismos con gran potencial metabólico para degradar ciertos contaminantes y recuperar así suelos para otros usos”.

Este sistema puede aplicarse con diferentes técnicas en función del terreno. Una es la bioestimulación, que consiste en la activación de estos microorganismos mediante el aporte de nutrientes y la optimización de sus condiciones ambientales para que aumenten su capacidad de metabolización de los hidrocarburos. Otra es la bioaumentación, que recurre a la aportación de otros microorganismos de gran capacidad metabolizadora, previamente cultivados en laboratorio, para compensar la falta de capacidad propia del terreno. Ambas técnicas pueden combinarse para mejorar los resultados.

 

Interior de la carpa en la que se desarrolló el estudio.

 

Planta experimental
La reciente y específica legislación sobre la materia prioriza los trabajos de remediación en la propia parcela para evitar el transporte de la tierra y su gestión en vertedero. Por esta razón, la compañía construyó en la instalación de almacenamiento de Tarragona una planta experimental de 600 metros cuadrados.

Como novedad, y con el fin de facilitar el desarrollo de la investigación y el tratamiento de los suelos, se diseñó y construyó un prototipo de planta móvil que “posibilitó la producción, prácticamente automatizada, tanto de los nutrientes necesarios para los procesos de bioestimulación, como de los cultivos a gran escala necesarios para los procesos de bioaumentación, que de otro modo deberían ser trasladados desde su lugar de producción”, señala el jefe de Medio Ambiente y Seguridad, Fernando García. 

 

Equipos de la planta móvil.

 

Asimismo, en el laboratorio, se procedió a la selección de las bacterias para la bioaumentación de entre una colección de 400 cepas congeladas, potencialmente degradadoras de hidrocarburos, aisladas en su día de emplazamientos contaminados.

En la planta, con capacidad para tratar 200 toneladas de tierras, se utilizaron dos tipos de suelos, arenosos y arcilloso, para las baterías de ensayos, conformadas por varias biopilas (muestras de tierra).

El jefe de Medio Ambiente y Seguridad comenta que “la aplicación del tratamiento se realizó de manera mensual. Se aplicaron diferentes técnicas, tanto de oxigenación como de aporte de bioestimulación y bioaumentación en cada caso, para así determinar la combinación más eficaz”. El procedimiento se completó con la toma mensual de muestras, previa a la aplicación del tratamiento correspondiente, para su posterior análisis.

 

ITrabajos de recogida de muestras.

 

Éxito de futuro
Tras meses de trabajo, el proyecto dio sus frutos, arrojando interesantes resultados que serán de gran utilidad para el Grupo CLH. “La mejor técnica para recuperar terrenos, ya sean arcillosos o arenosos, es una combinación de bioestimulación/bioaumentación, oxigenando al mismo tiempo mediante volteo. Se han conseguido disminuciones del 50% en los suelos arcillosos en un periodo de 18 meses y del 70% en los arenosos en un periodo de 12”, explica Fernando García. 

Igualmente, hay que destacar las ventajas de los tratamientos por medio de esta nueva técnica frente a otros físicos o químicos de lavado o desorción, como la mayor economía y sostenibilidad, generando menores emisiones de gases y vertidos asociados y, por consiguiente, un menor impacto ambiental.

“Este proyecto ha puesto de manifiesto que la biorremediación es una técnica viable que ya está siendo utilizada en los proyectos ambientales que lleva a cabo el Grupo CLH en los emplazamientos que desmantela”, afirma el subdirector de Prevención de Riesgos, Medio Ambiente y Seguridad, Santiago Fernández. Lugares que quedarán al servicio de los ciudadanos mediante la limpieza de los terrenos ocupados con un procedimiento más respetuoso con el medio ambiente.

 

[ Imprimir artículo ] [ < Volver ]

 


 
Recuperación de suelos en la antigua planta de Cala Figuera

El Grupo CLH inició el pasado mes de abril el proyecto de recuperación medioambiental de los terrenos de la antigua instalación de Cala Figuera.

Los trabajos, en los que se aplicará la técnica de biorremediación, tendrán una duración estimada de entre 12 y 14 meses y se realizarán sobre una superficie de 1.600 metros cuadrados. El volumen de tierras que será preciso tratar ascenderá a 7.600 metros cúbicos.

El director general de Recursos de CLH, Basilio Navarro, presentó el proyecto en el Ayuntamiento de Maó a la alcaldesa de la ciudad, Águeda Reynés, y al alcalde de Es Castell, Lluís Camps.


Copyright © 2006 CLH. Desarrollada por el Grupo Inforpress