Número 4 - Cuarto trimestre 2006
Estás en Te conviene
Volver a: Portada

Cómo convivir con el ordenador
Trabajar muchas horas al día con un ordenador debe hacerse de forma correcta para prevenir posibles molestias y lesiones que se resientan en un futuro.

El ordenador se ha convertido en una herramienta de trabajo esencial en la oficina y, con frecuencia, son muchas las horas que se pasan sentados frente a él. Esto conlleva numerosos movimientos de cabeza y ojos, reacciones de pupilas y miles de pulsaciones al teclado que repercuten en el organismo, algo que puede derivar en molestias relacionadas con la vista, cervicales, o, incluso, estrés o irritabilidad.

Estos problemas, en general, son sólo transitorios, derivados de trabajar con estas máquinas. Es decir, el origen de los mismos se debe a una mala postura o a un mal uso del equipo. Por ello, es recomendable tener presentes algunos consejos que ayudan a realizar las tareas de una forma más cómoda y relajada, al tiempo que, a la larga, evitan lesiones.

 

 


La postura

Las molestias o lesiones derivadas del uso frecuente del ordenador suelen estar provocadas por una posición antinatural y no ergonómica del cuerpo. Una postura correcta es aquella en la que el cuerpo esté cómodo y bien apoyado y no se están adoptando posturas forzadas, lo que ayudará a reducir la tensión muscular y la fatiga. Una postura estática mantenida mucho tiempo puede provocar problemas, tanto a nivel músculo-esquelético como de fatiga o trastornos visuales, sobre todo si no es correcta:

• El cuerpo no debe estar aprisionado entre la mesa y la silla, debe poder moverse con facilidad.

• La columna vertebral se mantendrá recta. Deberá sentarse de forma que la espalda esté apoyada en el respaldo del asiento.

• Deben evitarse los giros e inclinaciones frontales o laterales del tronco y se recomienda que esté un poco inclinado hacia atrás para que la ctividad muscular y la presión intervertebral sea menor.

• Regular la altura de la silla para que el plano de trabajo se sitúe a nivel de los codos.

• La cabeza derecha y evitando giros frecuentes.

• Los hombros deben estar relajados.

• Las muñecas no deben flexionarse más de 20 grados, ni desviarse lateralmente. Si es necesario, se utilizará reposamuñecas.

• La planta del pie debe estar en ángulo recto con respecto a la pierna y apoyada en el suelo y, en caso contrario, habrá que utilizar un reposapiés. No es conveniente trabajar con las piernas cruzadas.

• Si se usa reposapiés, las caderas deben estar ligeramente por debajo de las rodillas.

 

 
 

 


Recomendaciones útiles

1. Alternar las tareas con el ordenador con otras actividades laborales. No mantener durante todo el tiempo una postura rígida, para desentumecer los músculos y evitar rigideces y descansar de 5 a 10 minutos cada hora, cambiando de actividad, para relajar la vista y el cuerpo.

2. Durante dichas pausas realizar movimientos que favorezcan la circulación sanguínea: estiramientos, movimientos suaves del cuello, dar algunos pasos, etc. Encoger los hombros ayudará a reducir la tensión y la rigidez de la parte superior de la espalda y el cuello.

3. Con documentos impresos, utilizar un atril,colocándolo a la misma altura y distancia que la pantalla para evitar movimientos constantes.

4. Para relajar la vista, un ejercicio recomendado es, correctamente sentado y mirando al frente, desviar la mirada todo lo posible hacia la izquierda y luego a la derecha, y mirar a lo lejos y a distintas distancias.

5. Para mejorar la circulación mientras se trabaja, es bueno, con los pies juntos y bien apoyados, levantar primero los talones y después las puntas.

6. Para los dolores de muñecas y dedos, lavarse las manos con agua fría con cierta frecuencia ayudará también a mejorar la circulación.

7. Si se acumula fatiga, respirar profundamente para relajar los músculos.

8. Encoger los hombros ayudará a reducir la tensión y la rigidez de la parte superior de la espalda y el cuello.

 

 
 

 


El ordenador

La tecnología avanza rápidamente y eso hace que los ordenadores sean cada vez más potentes y tengan más posibilidades. Paralelamente, la ergonomía ha mejorado de forma considerable la manejabilidad de los equipos, haciéndolos mucho más cómodos y adaptables al usuario. Pantallas planas que cuidan la vista, ratones y teclados que se amoldan a las manos o complementos para descansar las muñecas son algunos ejemplos. Al margen de esto, se pueden seguir unas recomendaciones básicas para trabajar más cómodamente y controlar el riesgo de
sufrir una lesión (fatiga visual o trastornos músculo-esqueléticos):

• La parte superior de la pantalla debe estar a la altura de los ojos y la distancia de la pantalla a los ojos del usuario deberá estar entre 45 y 75 centímetros para controlar el riesgo de sufrir fatiga visual o trastornos de la vista.

• La pantalla debe colocarse de manera que pueda ser vista bajo ángulos comprendidos entre la línea de visión horizontal y 60 grados hacia abajo.

• Posicionarse de frente a la pantalla de forma que ésta se sitúe dentro del ángulo de 120 grados del campo de visión, siendo aconsejable situarla dentro de un ángulo de 70 grados. La línea de los hombros será paralela al plano frontal, sin torsión del tronco.

• La pantalla se situará perpendicular a las ventanas, para evitar deslumbramientos y reflejos.
Se mantendrá la pantalla limpia.

• El ratón debe estar cerca del teclado para evitar continuos movimientos de hombro y con espacio suficiente para accionarle apoyando el antebrazo sobre la mesa.

• Hay que situar el teclado sobre la mesa, a continuación del monitor y con una distancia de alrededor de 10 centímetros hasta el borde de la mesa para poder apoyar el antebrazo y la muñeca.

 

 

 


[ Imprimir artículo ] [ < Volver ]

 


 


 


Carta del presidente | Entre nosotros | Noticias | Innova | Toma nota | A fondo | Las dos caras | Entorno | Sector | Te conviene

Copyright © 2006 CLH. Desarrollada por el Grupo Inforpress