Número 4 - Cuarto trimestre 2006
Estás en Entorno
Volver a: Portada

Castilla y León la magia del interior
Un rico y variado legado artístico, sumado a su inconfundible paisaje y su excelente gastronomía, son las señas de identidad de Castilla y León.

  Las murallas de Ávila son una de las imágenes más conocidas de la Comunidad.  

Castilla y León es un paraíso interior. No sólo porque muchos de sus pueblos conservan magníficamente restos de la España románica, medieval o mozárabe, sino porque la variedad de sus nueve provincias determina costumbres, paisajes y personalidades muy diferentes que dan muestra de su riqueza.

Se trata de la comunidad más extensa de España y de la Unión Europea. Sus límites con Portugal, los Montes de León y las cordilleras Cantábrica, Central e Ibérica dotan a la región de un espectacular entorno natural y artístico que ha llevado a las ciudades de Ávila, Segovia y Salamanca a ser declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

De las tres ciudades, el mejor recuerdo de la Edad Media se encuentra en Ávila y en sus impresionantes murallas, que datan de principios del siglo XII, así como en su catedral, la iglesia de San Vicente y el convento de Santo Tomás. Segovia, por su parte, ha sabido integrar su inconfundible acueducto de 16 kilómetros con el paisaje urbano, en el que también destaca el Alcázar o la Torre de San Esteban. En Salamanca, además de la emblemática Universidad, el visitante puede conocer su famosa Plaza Mayor –de estilo barroco–, la Casa de las Conchas, el palacio de Monterrey o el convento de San Esteban, una completa oferta cultural y arquitectónica que no dejará a nadie indiferente.

Siguiendo hacia el norte se llega a Burgos, ciudad en la que destacan las claustrillas del Monasterio de las Huelgas, la catedral –donde descansan los restos del Cid– y el magnífico claustro del monasterio de Santo Domingo de Silos. Otro monumento emblemático del gótico es la catedral de León, cuyo interior cobra una iluminación especial gracias a las vidrieras y rosetones de sus casi doscientos ventanales. En Palencia, podemos visitar la iglesia de San Martín de Frómista, disfrutar de la belleza de los edificios de la calle Mayor o pasear por el Parque del Otero.

  El acueducto de Segovia, un legado de los romanos Patrimonio de la Humanidad.  

Rutas con encanto
La gran diversidad de espacios naturales que atesora la tierra castellana nos ofrece grandes rutas para conocer la región. Una de las más antiguas es la Vía de la Plata, que forma parte del Camino de Santiago. Comienza en la Sierra de Béjar –donde el turista todavía puede observar los pasos de agua de la época romana–, se adentra en la dehesa salmantina, irrumpe en Zamora por la Maragatería y Benavente, pasa por la localidad leonesa de Astorga y abandona la comunidad por el Puerto de Pajares y Arbas del Puerto para poner rumbo a la costa cantábrica. Toda la calzada está marcada por restos de fortines, puentes y ciudades de origen romano que encandilarán al turista. También se puede disfrutar del paisaje a través del Canal de Castilla, uno de los mejores proyectos de ingeniería hidráulica construidos en España entre los siglos XVIII y XIX. Son 205 kilómetros de río que transcurren por las provincias de Palencia y Valladolid y que puede recorrerse a pie o en bicicleta, ya que los caminos son llanos y apenas hay complicaciones. El Canal de Castilla sorprende por su rico paisaje, cubierto de chopos, almendros, zarzamoras o encinas.

Otra opción es seguir los pasos de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, en su destierro hacia Valencia y descubrir las localidades sorianas de Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz y Berlanga del Duero. El viajero podrá contemplar el gran castillo de piedra y el puente medieval de Osma o el castillo de Gormaz, de origen árabe y uno de los más grandes de toda Europa.

  La Plaza Mayor de Salamanca, lugar emblemático de la ciudad.  

La magia del Bierzo
Cuenta una leyenda que siete hermanas se subieron a lo alto de los montes Aquilianos y, al divisar el Bierzo, pensaron haber encontrado el paraíso. Aunque no deja de ser una fábula contada por lugareños, lo cierto es que esta comarca de la provincia de León tiene unas características propias dignas de descubrir y disfrutar.

Fronteriza con Galicia y Asturias, esta tierra tiene a Ponferrada como su ciudad de referencia y cuenta con un paisaje que dista mucho de ser uniforme. Quizás sean estas diferencias las que constituyen la clave de su extraordinaria riqueza natural, derivada de su peculiar forma de hoya al estar rodeada de montañas con una altura máxima que ronda los 2.000 metros. A esto hay que sumar las numerosas evidencias dejadas a lo largo de siglos por asentamientos celtas y romanos y tantos otros que pasaron por aquí siguiendo la ruta del peregrinaje y la trashumancia. Son muchos los adjetivos que podrían definir esta comarca, aunque uno que la ha marcado con fuerza es su misticismo y gran religiosidad. A ello ha colaborado el Camino de Santiago, que a su paso por la zona va marcando una espina dorsal alrededor de la cual se han ido tejiendo pueblos y ciudades.

El visitante que llegue a esta tierra encontrará múltiples posibilidades para todos los gustos. Los amantes de la cultura tienen en sus numerosos museos el mejor medio para conocer en profundidad el lugar. Los monasterios, como el de Santa María de Carracedo o el de San Andrés, son otro de sus principales reclamos, al igual que el Castillo del Temple, en Ponferrada, cuyos orígenes se remontan al siglo XI y que fue cedido a la orden de los Templarios dos siglos después. Por su parte, el sorprendente paraje de Las Médulas, declarado Patrimonio de la Humanidad, aparece como un capricho natural que asombra a quien lo contempla, cuando en realidad es una obra gigantesca de la ingeniería romana destinada a la extracción de oro.

  La estatua de El Cid se erige en la castellana ciudad de Burgos.  

Conocer nuestros orígenes
En los últimos años, los descubrimientos arqueológicos han generado un interés inusitado por visitar otras comarcas. A tan sólo 15 kilómetros de Burgos se encuentra la Sierra de Atapuerca, que esconde los restos de los primeros pobladores del continente europeo. Para profundizar en los orígenes del hombre, lo mejor es visitar el Aula arqueológica Emiliano Aguirre donde se exponen piezas originales, replicas de herramientas y fósiles humanos de la prehistoria. Y para revivir cómo era un día del hombre en la Edad de Bronce, nada mejor que visitar su Parque Arqueológico.

Castilla y León también permite alejarse del estrés y olvidarse de la rutina gracias a sus balnearios y termas naturales, que se encuentran repartidos por las nueve provincias. Uno de los más originales es Balneapolis, en León, que integra la tradición grecorromana y la árabe, donde podremos relajarnos con los programas antiestrés basados en la vinoterapia o la chocoterapia.

A la hora de comer, el turista puede disfrutar de una variada gastronomía que cuenta con marcadas influencias de la cultura árabe, judía y cristiana. Destacan los asados de lechazo o cochinillo, la sopa castellana, los quesos de oveja y de cabra, los excelentes embutidos y las recetas populares de repostería. Turismo rural, cultural o urbano. Castilla nos permite disfrutar plenamente de la diversidad de sus paisajes, de un rico y variado legado cultural y la amabilidad de sus gentes.

 

Datos generales

  Vista parcial de Las Médulas, en el Bierzo, también herencia de la época romana.  

Capital: Valladolid.
Población: 2.510.849 (en 2005).
Superficie: 93.814 km2.

Fiestas
- Ávila: Fiesta de Santa Teresa, 15 de octubre.
- Zamora: Fiestas de la Vendimia, 10-12 de octubre.
- Semana Santa en Valladolid: el día grande es el Viernes Santo.
- Aguilar de Campoo (Palencia): Carnaval de la Galleta.
- Segovia: Fiesta de San Juan, 24 de junio.
- Burgos: Fiesta de San Pedro y San Pablo, 29 de junio.
- Salamanca: Lunes de Aguas, el lunes siguiente al de Pascua.

Fotografías del reportaje cedidas por el archivo fotográfico de Turismo de Castilla y León.

Más información
www.turismocastillayleon.com
www.castilla-leon.com


 


[ Imprimir artículo ] [ < Volver ]


 


CLH en Castilla y León
La compañía cuenta con cuatro plantas de almacenamiento en Castilla y León, ubicadas en León, Burgos, Santovenia –Valladolid– y Salamanca, ciudad que también dispone de una instalación aeroportuaria. En ellas trabajan 65 empleados y entre todas suman una capacidad de almacenamiento de unos 285.000 metros cúbicos. Todos los centros están abastecidos por oleoducto y constituyen una infraestructura vital para el suministro de la zona, en la que se distribuyen más de 3,3 millones de metros cúbicos al año.

La planta de Valladolid, en la localidad de Santovenia, es, con 109.000 metros cúbicos de capacidad, la que mayor cantidad de producto puede almacenar. León, que hasta la inaguración de Santurtzi, en Vizcaya, era la más moderna de la compañía, entró en funcionamiento en el año 2003 y actualmente tiene previsto ampliar su capacidad en 18.300 metros cúbicos. Por su parte, la instalación del aeropuerto de Salamanca dispone de una capacidad de 100 metros cúbicos y abastece de querosenos y gasolinas de aviación a los diferentes operadores, además de realizar otros servicios aéreos de emergencia.

La red de oleoductos de CLH en Castilla y León cuenta con más de 472 kilómetros de longitud, además de dos estaciones de bombeo –Palencia y Santovenia–, y sirve para abastecer y conectar las cuatro instalaciones mencionadas. La localidad alavesa de Rivabellosa es el punto de enlace con el resto del sistema logístico de CLH, especialmente con la refinería de Petronor en Muskiz –Vizcaya–, desde donde reciben la mayor parte de los productos que se almacenan.


Proyectos cercanos
CLH tiene prevista la construcción de dos nuevas instalaciones en Salamanca y Burgos, que sustituirán a las actuales para aumentar la capacidad de almacenamiento y ofrecer un mejor servicio en la zona.

  Vista general de la instalación de lmacenamiento de Salamanca.  

 

 


 

Carta del presidente | Entre nosotros | Noticias | Innova | Toma nota | A fondo | Las dos caras | Entorno | Sector | Te conviene

Copyright © 2006 CLH. Desarrollada por el Grupo Inforpress