Conocimiento | Toma nota

Ten vista: pasa revisiones

Acudir al oftalmólogo de forma periódica es fundamental para eludir las enfermedades visuales, que en un 80% son evitables.


Una adecuada prevención es fundamental para evitar enfermedades visuales, que afectan notablemente la calidad de vida de quienes las padecen. De hecho, según los datos de la Organización Mundial de la Salud, el 80% de los casos de discapacidad visual y ceguera se pueden evitar o tratar. En este sentido, desde la ONCE recomiendan pasar reconocimientos oftalmológicos periódicos para detectar posibles patologías visuales en sus fases iniciales.

En lo que respecta a los episodios más graves, como la ceguera crónica, son muchas las causas que pueden provocarla. Entre ellas se encuentran las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular relacionada con la edad, las opacidades corneales, la retinopatía diabética, el tracoma y las afecciones oculares infantiles, así como las causadas por la carencia de vitamina A.

En el caso de las cataratas, los expertos sugieren realizar exámenes regulares para posibilitar un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado que retrase el avance de la patología o, incluso, la evite. Asimismo, también se recomienda analizar la predisposición genética y posibles enfermedades sistémicas del paciente y evitar factores externos como el humo.

Estas revisiones también pueden detectar otras patologías comunes que son fácilmente corregibles como la hipermetropía o la miopía. Casi todos los casos se pueden solucionar mediante gafas, lentillas o cirugía refractiva.

Multiplicar las revisiones

Por este motivo es importante atender a las recomendaciones que ofrecen los diferentes organismos especializados, como realizar revisiones periódicas, sobre todo a partir de los 40 años. Según los datos de la OMS, el 81% de las personas con ceguera o discapacidad visual moderada a grave son mayores de 50 años. De hecho, en 2050, la cifra de personas ciegas podría alcanzar la cifra de los 115 millones debido al envejecimiento y el incremento poblacional. Por eso, ten vista y pasa las revisiones.


La importancia de la prevención

Es importante recordar que más del 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar. Por ello, ten en cuenta:

  • Protégete del sol: a cualquier edad, y siempre en actividades al aire libre (especialmente aquellas en altura), es recomendable el uso de gafas adecuadas para cuidar los ojos de los rayos ultravioletas.
  • Ojo a los trabajos domésticos: la protección ocular debe ampliarse al ámbito personal, donde también se producen múltiples accidentes que afectan a los ojos. Para ello, utiliza el equipo necesario cuando realices cualquier tarea que conlleve un riesgo por impacto (bricolaje, por ejemplo).
  • Cuidado con las sustancias tóxicas: determinados productos, como lejía, químicos o incluso cosméticos, puedes suponer un riesgo si entran en contacto con los ojos. Para evitarlo, utiliza guantes y/o gafas de protección y no te toques los ojos antes de lavarte las manos.
  • No fuerces la vista: leer con poca luz, fijar la vista durante mucho tiempo o mirar cosas a muy poca distancia exigen a los ojos un importante esfuerzo, por lo que debes evitar estas situaciones. Hacer descansos continuos y dormir bien ayudan al ojo a recuperarse de su actividad diaria.

  • ¿Estás muchas horas frente a una pantalla?
    tomanota1

    El uso intensivo del ordenador, teléfonos o cualquier otro dispositivo con pantalla puede afectar a tu salud visual. Para evitar las consecuencias que puede tener una excesiva exposición a los diferentes dispositivos, te recomendamos las siguientes sugerencias:

  • El ojo está preparado para ver a media y larga distancia, por lo que permanecer demasiado tiempo fijando la mirada a la pantalla, puede provocar que forcemos la vista en exceso. Por eso es importante que hagas parones de vez en cuando y poner el foco de tu visión en otros lugares del entorno en el que trabajas.

  • Si necesitas gafas, no olvides usarlas.

  • Mientras estés delante del ordenador, mantén una distancia mínima de 50 centímetros para proteger la vista.

  • Procura parpadear con frecuencia para que no se te sequen los ojos. La hidratación ocular es una importante para mantener una buena salud visual.

  • Trabaja en un espacio con una adecuada iluminación.