Conocimiento | Sector

Mejor información en los repostajes

La nueva normativa europea sobre etiquetado para carburantes ayuda a los conductores a seleccionar el combustible más adecuado para su vehículo.


Llenar el depósito cuando viajamos por Europa es más sencillo a partir de ahora, gracias al nuevo etiquetado de carburantes, que desde el 12 de octubre es obligatorio en los 28 países de la UE, además de Islandia, Noruega, Liechtenstein, Suiza, Serbia, Macedonia y Turquía.

La iniciativa está impulsada por la Unión Europea y ha consistido en la creación de diferentes modelos unificados de etiquetas que identifican a los combustibles más usados, con el objetivo de informar con más transparencia sobre su composición y evitar equivocaciones cuando repostamos en una estación de servicio, independientemente del país en el que estemos.

Las nuevas etiquetas están situadas en los surtidores de las gasolineras y también en los nuevos vehículos, próximas al tapón de llenado o a la tapa del depósito, tanto en las motocicletas y turismos, como en los autobuses y vehículos comerciales ligeros y pesados. Además, también figuran en los manuales del usuario y en los concesionarios de los vehículos.

El objetivo del nuevo etiquetado es informar con más transparencia sobre la composición de los carburantes

Para el subdirector de Calidad e Innovación del Grupo CLH, Félix Gómez Cuenca: “La ventaja es que el consumidor sólo tiene que comprobar que la etiqueta del surtidor se corresponde con la de su vehículo y, de un vistazo, se asegura de que es compatible con el carburante suministrado”.

El nuevo etiquetado también ofrece mejor información sobre la cantidad de biocarburante presente en el producto repostado, para reforzar la idea de que “los biocombustibles son una realidad asentada y los carburantes que actualmente incorporamos en nuestros vehículos contiene un porcentaje importante de etanol o biodiésel”.

Los únicos que, de momento, están exentos de lucir este distintivo son los vehículos eléctricos y sus infraestructuras de recarga, para los que se están ultimando etiquetas similares a las ya existentes. Tampoco los vehículos comprados antes de la entrada en vigor de esta normativa tienen obligación de llevarlas.


Nuevo estándar europeo