Compañia | A fondo

Compartir talento para acelerar el desarrollo profesional
CRECIENDO EN EQUIPO. Miembros del programa durante una visita al Centro de Control de Oleoductos de CLH.

La compañía participa desde hace años en esta iniciativa que busca mejorar las habilidades de sus líderes con el fin de favorecer el desarrollo de la organización.


Salir de la zona de confort para acercarnos a otras empresas y entrar en contacto con nuevas formas de trabajo, es una práctica que nos ayuda a abrir la mente y a crecer profesionalmente. Siguiendo esta filosofía nació ‘Compartiendo talento’, un programa de formación impulsado por la Fundación Transforma España que permite a personas de compañías diferentes intercambiar experiencias y conocimientos.

Una de las características de este proyecto es que rompe las barreras intersectoriales. Tal y como señala la coordinadora de Selección y Desarrollo, Natalia Muro, una de las facilitadoras de Compartiendo Talento en CLH: “La idea es conectar a profesionales de sectores muy diferentes entre sí, porque cuanta más diversidad exista, mejor será la experiencia y mayores serán las posibilidades de aprendizaje”.

Para lograrlo, cada participante asiste a sesiones de presentación en cada una de las empresas del programa, lo que le permite relacionarse con otros profesionales y conocer nuevas visiones y métodos de trabajo. También se le asigna a un mentor de otra compañía, para que le asesore en su desarrollo, y a un ‘shadow’ o, lo que es lo mismo, un homólogo de otra organización con el que compartirá un día de trabajo.

“Conocer otras realidades permite aportar ideas, implantar nuevas formas de trabajo o compartir lo aprendido”

Otra de las peculiaridades de este programa es el autoliderazgo. “Lo que queremos es fomentar la responsabilidad personal. Aquí, facilitamos unas herramientas y cada participante es el responsable último de aprovecharlas para avanzar en sus metas profesionales”.

A la hora de elegir a los participantes, “buscamos personas que, por las características de su puesto o por los proyectos concretos que estén liderando, les resulte especialmente útil conocer qué están haciendo otras empresas”. También es necesario que sean perfiles exportables, que tengan relación con alguno de los participantes, para que puedan complementarse.

Independientemente de los seleccionados, “es un proyecto muy útil para el conjunto del Grupo CLH. Conocer otras realidades permite a las personas aportar ideas, implantar nuevas formas de trabajo o compartir lo aprendido con el resto del equipo”, añade Natalia.


Los tres pilares del programa

Con una duración de diez meses, desde enero hasta noviembre, el contenido del programa se apoya en tres pilares:

Programa anfitrión

Cada empresa organiza una jornada en su sede en la que explica sus proyectos, estrategia y filosofía. Normalmente, son los propios participantes los que actúan de ponentes y presentan su compañía al resto de compañeros.

En el caso del Grupo CLH, “combinamos la presentación de nuestra actividad con una visita a la instalación de Torrejón, al Centro de Control de Oleoductos y al Laboratorio Central, para que los asistentes conozcan nuestra forma de trabajar y nuestra tecnología”, explica la técnico de Relaciones Laborales y Conciliación, Violeta Crisóstomo, otra de las facilitadoras de ‘Compartiendo Talento’ en CLH.

El programa anfitrión también puede completarse con talleres temáticos con charlas motivacionales y juegos de liderazgo, que permiten desarrollar habilidades concretas.


Mentoring

A cada participante se le asigna un mentor para ayudarle en su formación y desarrollo. Los mentores son cargos directivos de otra empresa integrada en el programa, que comparten su experiencia para guiar el desarrollo de sus pupilos. La organización de los encuentros es autónoma y es el mentorizado el que debe liderarla.

Cada compañía debe aportar tantos mentores como participantes: “Este año contamos con tres personas en el programa y hemos propuesto a tres mentores: el director general técnico, Javier Alonso; la directora corporativa de Recursos Humanos, Cristina Jaraba; y el director general de Operaciones, José Luis Conde”.

Para ayudarles en su labor, las facilitadoras asesoran a los mentores y mentorizados en caso de que necesiten cualquier tipo de ayuda. También les facilitan manuales con consejos y recomendaciones básicas sobre cómo enfocar las sesiones, qué temas abordar o cuáles son las responsabilidades de cada uno.


Shadowing

Dos participantes del programa comparten un día de trabajo. Uno de ellos va a la compañía del otro y, posteriormente, el anfitrión le devuelve la visita. El objetivo es estar una jornada laboral compartiendo sus reuniones, sus correos o sus imprevistos, como si fuera su sombra, de ahí el nombre de ‘shadowing’.

“Emparejamos perfiles parecidos, para que puedan crear una alianza que les permita conocerse mejor, debatir y aportarse conocimientos. Al contrario que en el caso de los mentores, donde buscamos personas complementarias en cuanto a hobbies o carácter, para que puedan enriquecerse mutuamente, porque los mentores también aprenden en este proceso”, concluye Violeta.