Compañia | Entre nosotros

Subdirección de Ingeniería, proyectos en buenas manos
CUBRIENDO NECESIDADES. El trabajo de la subdirección ayuda a la compañía a adecuar sus infraestructuras a las demandas operativas. En la página siguiente, los integrantes de la Oficina Técnica.

La subdirección de Ingeniería aporta su amplio conocimiento y dilatada experiencia en todos los proyectos en los que participa, una garantía para el crecimiento y evolución de la compañía.


La subdirección de Ingeniería se encarga de desarrollar y supervisar los grandes proyectos del Grupo CLH, como la construcción de nuevas infraestructuras, la ampliación o mejora de las ya existentes o la ejecución de oportunidades de negocio en el extranjero.

Estos nuevos proyectos tienen un origen muy diverso. Unas veces, es la dirección general Comercial la que detecta una necesidad en el mercado o la posibilidad de satisfacer una nueva demanda de un cliente. En otras ocasiones, las actuaciones son necesarias para garantizar el perfecto funcionamiento de una infraestructura. El tercer grupo de inversiones son los proyectos internacionales. En cualquiera de los tres casos, y aunque cada una tiene sus singularidades, la subdirección nombra a un responsable al frente de cada proyecto, que contará con el asesoramiento de la Oficina Técnica para su gestión.

En esta primera fase, “participamos, junto a las áreas implicadas, en el análisis de las diferentes opciones técnicas, en el diseño del proyecto previo y en los estudios de rentabilidad”, explica el subdirector de Ingeniería, Alberto Argos.

Cuando existe una propuesta sólida y es aprobada por el Comité de Inversiones, o por el Consejo de Administración si son iniciativas internacionales o de mayor importe económico, la subdirección se encarga de contactar con las administraciones para solicitar los permisos necesarios: administrativos, medioambientales, industriales o licencias de obra. “En esta fase, nos apoyamos en nuestros compañeros de la zona donde vamos a realizar el proyecto, como el gerente territorial o el jefe de la instalación. En las operaciones internacionales, solemos contar con algún socio o asesor que nos guía en la normativa y peculiaridades del país”, señala.

Terminado el proyecto, la subdirección entrega la obra a Operaciones o a la correspondiente filial internacional

El proyecto de ingeniería se va ultimando en paralelo a la solicitud de los permisos y, una vez que las administraciones han dado el visto bueno, “comenzamos las licitaciones, junto con el área de compras, para el suministro de los equipos necesarios y empezamos con la gestión de la obra”. La duración de los trabajos varía en función de la envergadura de las actuaciones. Así, por ejemplo, en el caso de la construcción de una instalación, el periodo medio suele ser de dos años, una vez concedidos los permisos.

Finalizado el proyecto, la subdirección de ingeniería entrega la obra a la dirección general de Operaciones o, si se ha realizado fuera de España, a la correspondiente filial internacional. “Pasamos entonces a prestarles apoyo durante su puesta en marcha y a asesorarles, ya que ellos serán los responsables de gestionarla en el futuro”.

El papel de la Oficina técnica

Integrada dentro de la subdirección de Ingeniería, la Oficina Técnica se encarga de dar soporte a los responsables de los proyectos durante su ejecución. Está compuesta por especialistas focalizados en materias concretas que, en la fase de estudio, definen los requisitos técnicos que deben cumplir los equipos de una obra: “Deciden desde cuál es la bomba más adecuada para un oleoducto hasta cómo tiene que ser la distribución eléctrica de una planta”, señala la jefa de la Oficina Técnica, Ana Otero.

Una vez autorizada la inversión, supervisan los trabajos de ingeniería realizados por las empresas colaboradoras, para asegurarse de que cumplen las exigencias técnicas de CLH. En el caso de obras pequeñas, gestionan las peticiones de ofertas de los equipos y sistemas.

Otra de sus funciones es mantener actualizados los estándares y pliegos técnicos, para que esta documentación, que incluye requisitos y recomendaciones aplicables a todos los proyectos, se adecúe a las mejores prácticas y nuevas soluciones tecnológicas, así como a los cambios normativos.

Además, colabora con Gestión de Activos en el análisis de criticidad de los activos de la compañía, aportando el conocimiento especifico de los especialistas en cada área. Junto con Propiedades, revisa los planes generales de ordenación urbana de los ayuntamientos, recordando la servidumbre de paso permanente que conlleva la presencia de oleoductos en las parcelas por las que discurre.


También nos ocupamos…
Obras de terceros

Una empresa ajena proyecta una obra que interfiere en el trazado de un oleoducto, como cuando el Ministerio de Fomento construye una carretera o ADIF una nueva vía de tren. “Otorgamos el permiso y, si es necesario desviar el oleoducto, gestionamos los trabajos”, subraya la coordinadora de Proyectos Margarita Fernández.

Gestión de las variantes

Son pequeños tramos de oleoducto que se construyen para sustituir a ramales que han agotado su vida útil.

Mantenimiento de los tanques de almacenamiento

“Actuamos en unos cien depósitos al año para garantizar su perfecto estado. Trabajamos en coordinación con la subdirección de Gestión de Activos, que realiza las inspecciones y establece las prioridades”, destaca la coordinadora de Proyectos María Hidalgo.