Compañia | A fondo

Aprendemos de las mejores prácticas
ACTIVIDAD MÁS EFICIENTE. El objetivo del proyecto es mejorar el funcionamiento de las instalaciones, sobre todo en el ámbito de la seguridad y el medio ambiente.

En CLH mejoramos el funcionamiento de nuestras instalaciones con una iniciativa basada en el trabajo en equipo, la colaboración y el intercambio de ideas.


Compartir el conocimiento, aprovechar la experiencia y trabajar en equipo son algunos de los principios que han permitido a nuestra compañía crecer, mejorar y adaptarse a los nuevos tiempos.

Siguiendo esta filosofía, la dirección general de Operaciones puso en marcha en 2016 una iniciativa para perfeccionar la disciplina operativa de nuestras instalaciones y comprobar que los procesos y los equipos que intervienen funcionan correctamente, sin introducir riesgos a la operación. Adicionalmente, se genera un clima de colaboración que sirve para el intercambio de ideas y buenas prácticas que permite extenderlas en todas las instalaciones.

Este proyecto, bautizado como Programa de Verificación de la Seguridad en los Procesos, “consiste en la verificación por parte de un jefe de una instalación y de un responsable de mantenimiento del correcto funcionamiento de los procesos y los equipos involucrados en los mismos a través de una visita a otra instalación. Posteriormente el equipo verificador de los procesos actúa como anfitrión de su propia instalación al recibir la siguiente visita”, explica el director general de Operaciones, José Luis Conde. No se concibe, por tanto, como una auditoría, ni tiene carácter fiscalizador.

Experiencia compartida

Desde su puesta en marcha, cerca de 20 instalaciones han participado en este proyecto y el objetivo es llegar gradualmente a todas. Las visitas de verificación siempre están formadas por cinco personas. Además de los dos jefes de planta, uno en el papel de visitante y otro en el de anfitrión, también acuden dos jefes del Centro Periférico de Mantenimiento para sumar su conocimiento. Se intenta que trabajen en zonas geográficas diferentes, para que la experiencia sea más enriquecedora, ya que suelen tener menos ocasiones de colaborar juntos.

Estas visitas permiten compartir formas de trabajar y extraer las mejores prácticas

El quinto miembro del grupo es siempre el gestor de Calidad, Víctor Roselló, que encabeza esta iniciativa y coordina las visitas: “Nuestro objetivo es comprobar sobre el terreno que los procesos son seguros, garantizando que cumplimos con los estándares más exigentes y reforzando el liderazgo de nuestros jefes en la gestión de los procesos”.

Las visitas duran dos días y en ellas se recorren los principales puntos de la instalación y se realizan diferentes comprobaciones, como el estado general, el funcionamiento de los principales equipos, la limpieza o la señalización. “Son visitas flexibles, en las que preguntamos a los jefes si necesitan ayuda con algún proceso o si quieren que nos centremos en alguna materia concreta para resolver posibles dudas”.

En todas las visitas se confecciona una lista de materias para analizar. Desde que comenzó el proyecto, este ‘check list’ se ha ido perfeccionando con nuevos apartados. Actualmente, incorpora la comprobación de procesos de naturaleza muy diferente, referentes a los más importantes sistemas y equipos, como tanques, cubetos, válvulas, tuberías, el cargadero, las plantas de tratamiento de efluentes o el atraque de buques tanque en las instalaciones costeras.

Además de estudiar todo lo incluido en el listado, este programa también sirve para descubrir buenas prácticas que las instalaciones han implantado por iniciativa propia, guiadas por la lógica y la coherencia. “Hablamos de soluciones ingeniosas que dan un resultado positivo y que, en ocasiones, nos planteamos ampliarlas al resto de instalaciones”, comenta Roselló.

Mejora continua

Finalizada la visita, se realiza un informe por cada terminal con las principales conclusiones, en el que también se incluye una relación de buenas prácticas o recomendaciones.

Una vez finalizado el plan anual de visitas, un grupo de trabajo, formado por representantes de Operaciones, Ingeniería, Mantenimiento o HSSE, analiza los resultados de los diferentes informes y extraen las principales conclusiones. A partir de aquí, consultan con las áreas implicadas la implantación de medidas correctivas en aquellos puntos donde existe margen de mejora.

Los resultados de las visitas permiten proponer medidas de mejora y recomendaciones para reforzar la operativa de las instalaciones

Sólo en el último año, se han finalizado 16 proyectos y otras 20 iniciativas se encuentran en ejecución. Estas acciones tienen naturaleza muy diversa y han permitido homogeneizar el funcionamiento de las terminales, gracias a la aprobación de nuevas instrucciones técnicas y fichas de trabajo; además de reforzar la seguridad en materias muy diversas, como el control del llenado de los tanques, el funcionamiento de los circuitos de espuma o el manejo de los equipos de purga de los depósitos, que a partir de ahora incorporan obligatoriamente un nuevo equipo anti-rebose.

En definitiva, gracias a la colaboración y al trabajo en equipo, este proyecto permite a nuestra compañía garantizar la seguridad y el respeto por el medio ambiente de nuestras instalaciones, así como la calidad de servicio a nuestros clientes.