La revista de la gente de
Número 27 - Tercer trimestre 2012

Impuesto sobre Hidrocarburos
La mayoría de los productos derivados del petróleo utilizados como carburante o como combustible están gravados con el Impuesto sobre Hidrocarburos, un impuesto especial cuya normativa  reguladora ha sido reformada recientemente.

  "En 2013 el tipo que grava los biocarburantes dejará de ser cero y se equiparará al del producto con el que se mezclen"  
     

El Impuesto sobre Hidrocarburos es un impuesto especial e indirecto que grava el consumo de cualquier producto utilizado como carburante (uso en motores) y de cualquier hidrocarburo utilizado como combustible (uso en calefacción). En España está regulado en la la Ley 38/92, de 28 de diciembre, y en el Real Decreto 1165/95, de 7 de julio. En la actualidad representa entre el 41% y el 46% del precio de venta del producto.

El hecho imponible del impuesto es la fabricación e importación de dichos productos, mientras que el sujeto pasivo del mismo, quien debe cumplir con las obligaciones tributarias, son los titulares de fábricas o depósitos fiscales (como es el caso del Grupo CLH), los importadores y los destinatarios registrados.

El devengo del impuesto se produce cuando los productos salen de la fábrica o del depósito fiscal o cuando entran en España y se satisfacen los derechos arancelarios. Esta regla tiene dos excepciones: cuando los productos se dirigen a otro depósito fiscal y cuando el producto está destinado a la exportación. En ambas los productos circulan en régimen suspensivo, es decir, quedan en suspenso de todos los impuestos especiales.

Al producirse el devengo del impuesto, éste puede ser a tipo general, recaudado por la Agencia Tributaria al tipo previsto en el Artículo 50 de la Ley; a tipo reducido o con exención. El Impuesto sobre Hidrocarburos supone una importante fuente de ingresos para el Estado. Según datos de la Agencia Tributaria, en 2011 recaudó casi 10.300 millones de euros por este concepto.

La cuota del impuesto para los productos más importantes, que en condiciones normales de presión y temperatura se encuentran en estado líquido, se obtiene multiplicando el volumen a la temperatura de 15 grados por el tipo impositivo (la temperatura es muy importante ya que afecta sensiblemente al volumen de los productos). El tipo impositivo viene determinado por los productos, existiendo diferencias notables entre ellos. Por ejemplo, el del gasóleo es de 0,307 euros por litro, mientras que el del gasóleo bonificado es de 0,078 euros.

 

 

 

Para evitar fraudes fiscales relacionados con el uso de productos bonificados, la normativa regula y establece muchos requisitos formales para controlar que aquellas personas físicas o jurídicas que reciben estos productos tienen derecho a ello. 

Reforma legislativa
Recientemente se ha aprobado la Ley 2/2012, de 29 de junio, que contempla un aumento del tipo impositivo del queroseno y suprime el tipo cero que hasta ahora tenían los biocarburantes, equiparándolo al tipo del producto fósil con el que se mezcle (gasóleo o gasolina). Asimismo, introduce modificaciones en el Impuesto sobre Hidrocarburos al integrar en él, a partir de enero de 2013, el Impuesto de Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos, (IVMDH).

Hasta este momento, el IVMDH se encuentra configurado como un impuesto autonómico que grava la venta de gasolinas, gasóleos, fuelóleos y querosenos en fase minorista. El tipo impositivo del mismo se encuentra integrado por un tramo común aplicable a todo el Estado y por un tramo autonómico, el llamado céntimo sanitario, fijado por cada una de las comunidades autónomas (algunas no han hecho uso de esta facultad). A partir de la entrada en vigor de la reforma, como se ha indicado, se integrará el IVMDH en el Impuesto sobre Hidrocarburos y se distinguirá en el tipo impositivo tres tramos: el tipo estatal general, el tipo estatal especial y el tipo autonómico.

 

[ Imprimir artículo ] [ < Volver ]

 


 
El relevante papel de CLH

CLH y CLH Aviación son sujetos pasivos del Impuesto de Hidrocarburos al ser titulares de 35 y de 31 depósitos fiscales, respectivamente. Esta condición le confiere un papel muy relevante en dicho impuesto, como ponen de manifiesto los más de 8.500 millones de euros recaudados en 2011, el 83,05% de la recaudación total del impuesto.

Como depósito fiscal, el Grupo CLH está sometido a un régimen de intervención permanente, que corresponde al Servicio de Intervención del Estado. Asimismo, debe someterse a una comprobación e investigación tributaria anual. El último año objeto de inspección fue 2009, que se cerró sin incidencias. Tanto CLH como CLH Aviación, como expedidores que amparan la circulación de los productos objeto del Impuesto sobre Hidrocarburos, son responsables de la gestión del impuesto desde que el producto sale del depósito hasta que llega a su destino.

“La dirección general Comercial y, en su caso, CLH Aviación, se encargan de garantizar que los documentos de acompañamiento que se generan en cada salida de producto sean correctos, comprobando que se cumplen con todos los requisitos formales que exige el Impuesto sobre Hidrocarburos. Para desarrollar esta tarea la dirección actúa siempre en coordinación con las demás áreas de la compañía”, explica la experta en tributos Elena Valero, de la Asesoría Jurídica de CLH 

Desde el punto de vista operativo, otros sistemas de control son la automatización de los procesos e instalaciones (que están conectados con la Agencia Tributaria) y unos sistemas de metrología homologados que garantizan una medición fiable del producto a la hora de establecer la base imponible del mismo.

Con el fin de adaptarse al cambio normativo que entrará en vigor en enero 2013, la compañía está modificando la programación de sus sistemas para controlar el destino de cada salida de productos. Conocer este dato es necesario puesto que cada comunidad autónoma grava los productos con un tipo distinto. Lo mismo sucede con el sistema contable diseñado por CLH y aprobado por la Agencia Tributaria para determinar el porcentaje de biocarburante, ya que pasará a tener el mismo tipo impositivo que gasolinas y gasóleos.

“Este relevante papel de CLH ha llevado a la compañía a mantener una estrecha relación con el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, que es el centro gestor que marca las pautas más importantes en esta materia”, asegura Elena Valero.


Copyright © 2006 CLH. Desarrollada por el Grupo Inforpress